Regreso a Colombia por reencarnación
jueves, 24 de agosto de 2006

Estos días he recibido un correo que me ha llamado mucho la atención. Fue una carta de una de las lectoras de mi página, Mercedes. Según Mercedes, mi interés por las cosas hispanas, siendo polaca de origen, debe venir de mi anterior reencarnación. Para ella, es obvio que en una de mis vidas dejé algo incompleto en estas tierras y ahora regreso para poder terminarlo.

Ewa en Colombia¿Será? A mí me suena esta explicación de todo el cariño que siendo por esta tierra latinoamericana que hasta este momento me ha acogido con los brazos abiertos, permitiéndome sentirla, olerla, saborearla y transmitir todos estos sentimientos encontrados a los demás, a todos ellos que aún no han tenido la oportunidad de regresar a sus raíces olvidadas de una de estas vidas que hemos pasado por aquí…

Vuelvo aquí para recuperar la memoria de un pueblo con unos ojos nuevos que a veces ven un poquito más de lo que puede percibir la gente que convive con todo lo cotidiano y que parece tan normal que ni siquiera llama la atención de contarlo: el olor a café, el fresco jugo recién licuado, el sabor del cremoso arequipe, la tarde en la hamaca, el calor de la ruana, las trenzas del sombrero vueltiao, las alas de las mariposas que habitan esta región, el sonido de la zampoña y patas de cabra

Gracias, Mercedes, y gracias, Colombia, por acordarme de esto.