Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/includes/joomla.php on line 697

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/index2.php on line 118

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/index2.php on line 119

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/index2.php on line 120

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/index2.php on line 121

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/index2.php on line 122
Ewa Kulak - La Llorona
La Llorona
miércoles, 05 de abril de 2006

LloronaEl mito de la Llorona es al lado de Patasola una de las leyendas más populares en Colombia. Los campesinos colombianos cuentan que hay dos cosas que les hacen temblar en las noches: el tigre que sale a cazar y el grito de la Llorona.

La Llorona es una mujer de pelo largo, ojos rojizos, rostro de calavera, vestido sucio y enlodado que entre sus largos brazos acuna a un bebé muerto y vaga por los ríos y selvas llorando desconsoladamente. Se esconde entre quebradas, lagunas y charcos profundos, donde se oye el chapaleo y sus gritos.

La leyenda cuenta que es el alma en pena de una madre que para esconder su deshonra ahogó a su hijo recién nacido en una quebrada. Fue esposa de uno de los capitanes del ejército que partió a la guerra. Después de un tiempo, la gente empezó a comentar que el capitán se había muerto. La mujer siguió en luto hasta que conoció a un soldado que pasaba con su batallón por la ciudad del que se enamoró. Pero el soldado tenía que partir. La mujer se quedó embarazada. El mismo día que dio a luz a un niño, volvió a la ciudad la tropa en la que regresaba el esposo que no estaba muerto. La mujer se vistió rápidamente, cogió al recién nacido y sin cerrar la puerta abandonó la casa con el niño en los brazos. Corrió en la noche hasta llegar a un riachuelo que la arrolló rápidamente. En los estrepitosos rugidos del agua se percibía el lamento de una mujer.

Desde este momento, la Llorona cuenta su desgracia a lo largo de todo el continente suramericano. Existen varias versiones de esta leyenda. En algunas partes de Colombia se cuenta que es el espíritu de una madre soltera que echó a su hijo al río para ocultar su vergüenza; otros dicen que fue una joven que se provocó un aborto o que fue la miseria la que causó la muerte de los hijos de la pobre infeliz.

En todos los casos se asocia esta mujer con las corrientes de agua. Las leyendas de Lloronas aparecen en toda América Latina, desde México hasta Argentina. Se considera que el mito fue traído de España y que coincide con la historia de la viuda desconsolada, doña Juana de Castilla, conocida como Juana la Loca.

La Llorona en los países latinoamericanos

La MalincheEn México, la leyenda de la Llorona es tan importante que se la considera la tercera en el imaginario popular después de la Virgen de Guadalupe y La Malinche, joven azteca que se convirtió en amante del conquistador español Hernán Cortez. La leyenda mexicana de la Llorona cuenta que es la diosa azteca, Chihuacóatl, protectora de la raza. De acuerdo con la sabiduría popular, antes de la conquista española, una figura femenina vestida de blanco comenzó a aparecer regularmente sobre las aguas del lago de Texcoco, llorando por sus hijos simbólicos a quienes perdería con la conquista de América. Simbólicamente, la diosa Chihuacóalt aparecería para anunciar la caída del imperio azteca y el fin de la civilización a manos de hombres procedentes de Oriente. Otros consideraban que la Llorona fue en verdad Doña Marina (la Malinche) que venía del otro mundo a penar por haber traicionado a los indios de su raza, ayudando a los extranjeros.

En Venezuela, por ejemplo, la Llorona es una mujer que se enteró que se esposo le ponía los cuernos con su propia madre. La Llorona le prendió fuego a la casa de su madre y la mató. Desafortunadamente, olvidó que sus hijos también estaban adentro. Cuando se percató, era demasiado tarde. Desde este momento vaga por el llano venezolano.

En Argentina, en cambio, la Llorona no tiene rostro. Trae enfermedades a los sanos y la muerte a los enfermos.

En todas partes, la característica unificadora de las Lloronas es el llanto por la muerte de su hijo.

Hay varios ejemplos de personajes legendarios como la Llorona en las culturas alejadas a la latinoamericana:

MedeaMitología griega
Medea:
hechicera abandonada por su esposo que se enamoró de una princesa. En venganza, Medea lo castigó matando a sus dos hijos y asesinando a su rival mediante un velo nupcial envenenado.












LilithTradición judía
Lilith: la primera mujer de Adán, hecha con arcilla, igual que él. Cansada de que Dios no escuchaba sus llamados y no queriendo someterse a Adán, se fue del Paraíso para unirse con Lucifer. Dios envió por ella y la amenazó con dar muerte a sus hijos si no obedecía. Es por eso que Lilith busca venganza en niños pequeños. Para que Adán no quedara solo, Dios le mandó una nueva compañera, Eva, esta vez creada a partir de una de sus costillas, y por lo tanto, sumisa.










LamiaTradición vasca
Lamias: hadas que algunos describen como malas (castigan) y otros como seres benignas (premian a los humanos). Las lamias son mujeres, la gran mayoría rubias, cuyos pies se parecen a patas de patos. Habitan en montañas, cuevas, pero también manantiales y fuentes. Se alimentan con tocino, pan de trigo, sidra y leche, productos que les permiten vivir cientos de años.










RaquelTradición cristiana
Raquel: esposa de Jacob, madre de dos hijos a quien se describe llorando por ellos el día 28 de diciembre, Santos Inocentes, cuando el rey Herodes mandó a matar a todos los niños menores de dos años en Belén.