El relato de la Navidad colombiana
martes, 03 de enero de 2006

Estas fiestas de Navidad fueron las primeras en mi vida que tuve ocasión de pasar en el continente suramericano. Fue una aventura verdaderamente inolvidable, llena de acontecimientos, de costumbres nuevas y atractivas para una persona que conoce estas festividades celebradas de manera muy tradicional, mística y religiosa.

Tengo la cabeza llena de impresiones e imágenes coloridas y me gustaría contarles, todo, todito a la vez, pero creo que lo más conveniente será dosificarles las informaciones, así que en los próximos días voy a compartir con todos ustedes, contaminándoles con todo lo que vi, sentí, pasé, conocí y disfruté los últimos días del mes de diciembre.

Les deseo un viaje lleno de sorpresas, de sonrisas y de emociones por lo que realmente es la Navidad colombiana.

Les deseo que este nuevo año 2006 les traiga solo las cosas buenas y qué todos ustedes sean tan felices como yo, porque, de acuerdo con lo que leí estos días en una muralla en Cali, la felicidad depende exclusivamente de nosotros, porque “es una decisión”.