Pesebre: tradición navideña colombiana
jueves, 22 de diciembre de 2005

En la tradición colombiana el misterio de la Navidad se representa en forma de pesebre que tiene un papel preponderante en las celebraciones decembrinas. La representación del nacimiento del Niño Jesús, en la mayoría de los casos, es el centro de atención de los familiares, ya que en torno a él se realiza la Novena, los rezos y las festividades.

Pesebre










El pesebre es el nombre español a lo que el resto de la cristiandad llama belén. En la lengua castellana la palabra pesebre denomina una especie de cajón, generalmente de madera, en que se echa la comida a los animales. Según la tradición cristiana, en uno de estos cajones la Virgen María colocó a su hijo recién nacido:

“Y dio a luz a su hijo primogénito, y le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, por no haber sitio para ellos en el mesón.”
(Evangelio Lucas 2, 7).

La palabra original, latina es praesepe (cercado, lugar cerrado en que se recoge el ganado, establo, cuadra), compuesta por el prefijo prae (delante) y el sustantivo saepes (recinto, cerca, cercado). Pero por tener el uso principal de comedero, este significado pasó por delante del original. Más adelante, redujo aún más su extensión y acabó asignando al cajón en que se les ponía la comida a los animales.

La primera referencia a la cuna en la que fue acostado Jesús al nacer, es de San Jerónimo, el traductor de la Biblia al latín (la famosa Vulgata), alrededor del año 400. Él que popularizó la costumbre de armar los pesebres fue San Francisco de Asís. Cuando en la Navidad de 1223 se refugió en la ermita de Greccio (Italia), tuvo la inspiración de reproducir en vivo el misterio del nacimiento de Jesús en Belén. Construyó una casita de paja, en su interior puso un pesebre, trajo un buey y un asno e invitó a un grupo de campesinos para reproducir en vivo el famoso momento.

La escena, que representa el nacimiento de Cristo, se fue completando con el paso del tiempo. A principios del siglo IV al lado de Niño Jesús se ponía solamente una vaca y un asno. A fines del siglo IV se agregó una estrella. La Virgen María apareció en el año 431 con el Concilio de Efeso.

A Latinoamérica el pesebre fue traído por los frailes en el siglo XV y XVI junto con la evangelización de los indios nativos.

Actualmente, en los rincones de las salas colombians las familias enteras construyen los pesebres que son unas verdaderas obras del arte. Lo hacen por devoción, por tradición y sobre todo por hacer felices a los niños. Se arman pesebres con figuritas de cartón, cerámica o plástico, en el fondo del paisaje de desierto, con arena de verdad, papel aluminio para simular un lago o un río y a pesar de los gritos de ecólogos, elementos de musgo. Otra parte de la decoración es la iluminación. Las lucecitas de Navidad se colocan en torno al área del pesebre o en el contorno de la casita que sirve de refugio a la Virgen, al Niño y a San José.

Abajo, les presento una prueba de la imaginación colombiana en la creación de los pesebres navideños:


Pesebre














Pesebre
















Pesebre











Pesebre










Pesebre











Pesebre











Pesebre