Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/includes/joomla.php on line 697

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/index2.php on line 118

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/index2.php on line 119

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/index2.php on line 120

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/index2.php on line 121

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ewakula1/public_html/configuration.php:2) in /home/ewakula1/public_html/index2.php on line 122
Ewa Kulak
El escorpión de René Higuita en Wembley
lunes, 26 de septiembre de 2005

El portero colombiano, René Higuita, es el sinónimo de genialidad en el fútbol suramericano. A Higuita los colombianos lo recordarán siempre, porque fue capaz de romper el protocolo del templo del fútbol mundial, Wembley. Corría el minuto 22 del partido entre Colombia e Inglaterra, el 6 de septiembre de 1995, y tras el disparo del inglés, Jamie Redknapp, René Higuita rechazó la pelota con su famosa parada del escorpión: se echó hacia delante, puso las manos sobre el césped y al mismo tiempo elevó los pies en el aire, para oponerse al tiro y despejar con los talones.



Con este escorpión, que Colombia no se cansa de ver, René Higuita se inmortalizó. El arquero, acostumbrado a jugar de manera irresponsable, pero muy artística, asombró a los ingleses, que se pararon de los asientos para aplaudirlo.

























El mismo Higuita dice que su vida “ha sido una novela”. Nació en 1966 en una humilde casa de bareque, en uno de los barrios pobres de Medellín, Castilla. Higuita habría debido llamarse René Zapata, pero su padre, Jorge Zapata, nunca quiso reconocerlo. Fue criado por su madre, María Dioselina Higuita, trabajadora de una fábrica textil y la abuela. Desde muy pequeño se acostumbró a trabajar para poder sobrevivir: vendía periódicos, hacía tarjetas y en diciembre los gorritos navideños.

Su ingreso al arco fue muy anecdótico. En un torneo de escuela, donde iban a escoger a los mejores jugadores para el Independiente Medellín, René era el goleador, pero se lesionó el arquero y en su puesto lo pusieron a él.

René no es conocido exclusivamente por su genialidad en el fútbol. Sus escándalos públicos empezaron en 1991, cuando fue a visitar a la cárcel de La Catedral al narcotraficante, Pablo Escobar, de quien se declaró públicamente amigo. Más adelante, el 4 de junio de 1993 fue arrestado por estar implicado en un caso de secuestro. Al parecer, Higuita se involucró en el rescate de hija de un amigo, que había sido raptada y el padre de la niña en agradecimiento le entregó 50.000 dólares, lo que estaba prohibido por la ley colombiana. En consecuencia, Higuita ha sido recluido más de seis meses en la cárcel nacional Modelo, en Bogotá.

René IguitaActualmente, René Higuita, apareció en el nuevo reality show Cambio extremo, del canal colombiano RCN, en el cual las personas cambian su imagen por medio de cirugías plásticas, maquillaje y nuevo vestuario. El nuevo look de Higuita fue presentado ayer, el domingo por la noche.

René Higuita nuevo lookHiguita se quitó la barriga, se operó la nariz, los parpados, el mentón y se hizo diseñar una nueva sonrisa. El cambio incluyó también el corte de su mítica cabellera. Además, con la tecnología láser, pudo deshacerse de los lunares y las manchas que había en su piel.

Hablar de René Higuita es hablar del jugador de fútbol colombiano, de sus contrastes, desparpajo, irresponsabilidad, amabilidad y genialidad – características innatas, con las que nacen los futbolistas que sabe parir esta tierra. Eso es Higuita: un genio, pero loco; un ídolo y un portero, pero goleador.