Café: caliente, amargo, fuerte y escaso
viernes, 04 de marzo de 2005

CaféEl café es la tercera bebida más consumida del mundo después del agua y el té. Se desconoce la fecha exacta en que esta planta empezó a cultivarse, pero los científicos sitúan este hecho en Arabia, cerca del mar Rojo, hacia el año 675 d.C. El consumo del café aumentó en Europa durante el siglo XVII, lo que les animó a los holandeses a cultivarlo en sus colonias. En 1714, los franceses llevaron la planta a la isla de Martinica. Esta única planta dio el origen de los extensos cafetales de América Latina.

Cuenta la leyenda que hace más de 1300 de años, en el territorio de actual Etiopia, un joven pastor árabe, Kaldi, observó una tarde cómo sus cabras actuaban de una forma extraña, corriendo y dando saltos como locas, luego de comer arbustos de frutos rojos. El pastor, intrigado por lo que ocurría, decidió llevar las muestras de hojas y frutos a un monasterio llamado Cheodet, donde los monjes por curiosidad pusieron los granos a cocinar. Al probar la bebida, les pareció tan fea que arrojaron al fuego los restos de la infusión. Pero los granos, a medida que se quemaban, despedían un agradable aroma. Los monjes intentaron entonces volver a preparar una bebida con los granos tostados y quedaron fascinados con el resultado. Al tomarse el café, las oraciones de los monjes no fueron suaves y tranquilas sino llevadas a coro con alegría. El Abad del monasterio le dio el nombre de Kaaba, que en árabe quiere decir piedra preciosa de color café.

CafetalEn los tiempos contemporáneos, uno de los mayores productores del mejor café del mundo, es Colombia. En el clima caluroso y húmedo (de temperaturas medias entre 20 y 23 grados y las precipitaciones entre 1500 mm y 1800 mm al año), desde lejos, las montañas están cubiertas por un verde intenso que de vez en cuando permite ver una hacienda o carretera que conduce a alguna ciudad. No se escucha ningún ruido hasta el amanecer cuando la primera mujer entra a los cafetales. Tiene un sombrero, pañoleta sobre el cuello y una falda amplia en la que coloca un balde lleno de granos de café.

BurritosEn los caminitos ubicados entre los arbustos trabajan desde muy temprano de la mañana cientos de hombres y mujeres. Recogen el café cantando. En otras partes de las plantaciones, los trabajadores colocan las canastas llenas de café en los burritos que bajan de la montaña, otros lavan los granos, los recogen en enormes canastas de mimbre para secarlos y montan los costales repletos de café en los famosos jeeps willis.

 

 


El café colombiano es la bebida única que les acompaña a los colombianos en el amor y el desamor, en la alegría o en el dolor, en la amistad o en la soledad.