" />
 
Costumbres de Colombia
        Inicio arrow Costumbres arrow Mi primera olla arrocera

Mi primera olla arrocera PDF Imprimir E-Mail
jueves, 31 de julio de 2008

Ya sabemos que en Colombia se come mucho arroz. El arroz se cocina en las casas colombianas todos los días o, por lo menos, cada segundo día. ¿Pero cómo se hace?

Recién llegada de Polonia, no tenía ni idea como cocinar este grano, ya que en Polonia con lo poquito que consumimos de arroz, siempre lo compramos en unos paqueticos de 125 gramos, en bolsas plásticas, con huequitos. Esta bolsa se inunda en el agua hervida con sal y se deja cocinar unos 15 minutos y listo. Después de este cuarto de hora, se saca la bolsita con un tenedor, el agua que entró dentro y mojó el arroz escurre por los huecos. Con unas tijeras se corta la parte superior de la bolsa y se vierte el arroz en el plato.

En Colombia, la preparación de arroz no es así de fácil. Aquí, el arroz se compra en bolsas de un kilo en adelante y su cocción requiere bastante dedicación. Nada de facilismos europeos. Incluso, los colombianos dicen, que solo algunas personas tienen la buena mano para preparar el arroz. A estos personajes, el arroz les crece de forma realmente mágica.

Normalmente, el arroz se sofríe en una olla con un poco de aceite y una pizca de sal. Se le agrega cebolla larga o ajo, dependiendo del gusto personal de la persona que lo prepara, y se tapa con el doble del agua, es decir si vamos a cocinar un vaso de arroz seco, necesitamos echarle dos vasos de agua. Esta es la medida.

Así aprendí a hacer el arroz, pero con toda la dedicación y buenas intenciones se me han quemado varias ollas. Por esta razón, decidí invertir en una máquina muy colombiana, que, al lado de la licuadora utilizada para hacer los jugos naturales, es uno de los electrodomésticos más populares en las casas colombianas, la olla arrocera.

Olla arrocera

Ayer, conseguí una bella olla arrocera de teflón para que nada se queme y con una esoecie de plato en la parte superior donde puedo cocinar a vapor las verduras. Todo súper sano. A esta olla, se echa todos los ingredientes de un buen arroz y ella solita se encarga de cocinarlo y apenas esté listo, la olla inteligente se apaga y lo deja calentando pero no cocinando. ¡¡¡Una verdadera locura!!!

Así, mi pequeño mundo gastronómico recibió un gran facilitador y a pesar de que el arroz no es mi comida favorita, con mi olla arrocera me encanta prepararlo y lo podría comer dos veces al día.

Antes, pensé que me sentiría adulta al comprar la lavadora, porque esta fue la impresión al adquirir nuestra primera lavadora. Hoy en día, sé que con la lavadora me sentí adulta, en el sentido europeo. Con mi olla arrocera me siento una colombiana de verdad.

 
< Anterior   Siguiente >







Design by: Astrolabio /

Sobre mí Apuntes de Ewa Kulak Álbum fotográfico de Ewa Kulak Contacto con Ewa Kulak Así es Colombia Costumbres colombianas Lugares en Colombia Personajes colombianos Leyendas colombianas Recetas colombianas Fotografías de Colombia Ir a la Galería Macondo Versión en español Wersja polska