" />
 
        Inicio arrow Textos de Ewa Kulak arrow La casa de Bernarda Alba

La casa de Bernarda Alba PDF Imprimir E-Mail
jueves, 23 de septiembre de 2004

HermanasAprovechando las presentaciones de los estudiantes del último semestre de la Facultad de Arte Dramático de la Universidad del Valle de Cali, anoche fuimos al Teatro Colón. “Los silencios de la casa de Bernarda Alba” es una adaptación poética de la obra del autor andaluz, Federico García Lorca, fundador de la famosa generación española de artistas, denominada – Generación 27.

La obra, llena de lirismo, a través del juego de símbolos, cuenta la historia de pasiones contenidas, odio, mentiras, rivalidad, violencia y un despotismo inhumano, sostenidos por las numerosas intrigas.

La fuerza de este espectáculo está, sobre todo, en la actuación maestra de los actores, hombres. Las protagonistas son cinco hermanas: Angustias, interpretada por Diego Robledo, es una mujer de aspecto muy poco atractivo que, con toda la desesperación, quiere creer que un hombre puede amarla por su personalidad y no —como su novio, Pepe— por el dinero que, como la mayor de las hijas, va a heredar; Magdalena, interpretada por Bibiana Vargas, es una mujer que aparenta no esperar nada de la vida; Martirio, actuada por: Sindy Ángel y Diana Vélez, es una y la misma persona presentada bajo las figuras de gemelas; Amelia, interpretada por Santiago Londoño, es una persona muy distraída y Adela, interpretada por la hermosa Sharo Cerquera, es la hija menor que no es capaz de asumir la dominación de su madre y el encierro en la casa. La protagonista principal, Bernarda Alba, presentada por Wilmar Arroyave, es la guardiana en la prisión creada por ella misma. Finalmente, junto con sus hijas, resulta ser la víctima de la terrible y privada de sentido convención. Los únicos testigos de este drama son fieles servidoras de Bernarda: Poncia, interpretada por Ricardo Gómez, la Criada, presentada de la manera estupenda por Julián Caicedo y la abuela, María Josefa, presentada por Elizabeth Parra, que después de perder la razón, permanece encerrada en algún lugar de la casa con único sueño, el de casarse un día e irse al mar.

María_JosefaEl espectáculo encanta con la escenografía muy imaginativa y sugestiva, creada por Ricardo Duque y Álvaro Ramírez. La acción de la obra transcurre en una casa enorme, oscura y triste en uno de los pueblos perdidos de España. Las hijas de Bernarda son fantasmas vestidas de negro, de caras blancas y dientes ensangrentados, privadas de la esperanza porque en el infierno la esperanza no existe.

Lo que ilusiona en esta puesta en escena, es la utilización de lenguajes, como la danza, el mimo corporal, la música y el símbolo que hacen que el texto se transforma en imagen y la palabra se ve acompañada de poesía. Muy interesante es también la construcción de monólogos de personajes, inexistentes en la obra original, que partían del imaginario de cada actor, y que se crearon durante seis meses de improvisaciones seguidas minuciosamente por el director, Juan Carlos Agudelo Plata.

 
< Anterior   Siguiente >







Design by: Astrolabio /

Sobre mí Apuntes de Ewa Kulak Álbum fotográfico de Ewa Kulak Contacto con Ewa Kulak Así es Colombia Costumbres colombianas Lugares en Colombia Personajes colombianos Leyendas colombianas Recetas colombianas Fotografías de Colombia Ir a la Galería Macondo Versión en español Wersja polska