" />
 
Personajes de Colombia
        Inicio arrow Personajes arrow Socorro: la Guajira con sabor

Socorro: la Guajira con sabor PDF Imprimir E-Mail
viernes, 20 de abril de 2007

Por:
Ewa Kulak


En Cartagena todos conocen a Socorro. Apenas aterrizamos en la Heroica, preguntamos dónde se podía comer el mejor pescado con patacones y arroz con coco. La respuesta de los cartageneros fue unánime: Donde Socorro. Así fue como llegamos al restaurante Donde Socorro.

La Cocina de Socorro

De la Ciudad Amurallada, salimos hacia el Centro de Convenciones, pasamos al lado de los Teatros Cartagena y Colón, debajo de los arcos, y al lado de la Iglesia de la Tercera Orden doblamos a la izquierda. Allí, encontramos un callejón bastante pintoresco, muy colorido donde se esconde el restaurante con el mejor sabor de la costa atlántica.

En el patio, conocimos a Socorro que es la dueña y el cerebro de este restaurante. Ella cocina, invita a los clientes, charla con ellos y siempre está pendiente absolutamente de todo. De allí viene el éxito de su restaurante.

Su verdadero nombre es María Nelly del Socorro, es de origen guajiro, pero nació en Valledupar. A los 12 años se mudó a Cartagena para estudiar. Durante muchos años, trabajó como enfermera en la oficina de medicina nuclear, pero el cariño por la cocina siempre estaba presente en su vida.

El amor a la cocina Socorro lo heredó de su abuela materna que tenía un pequeño negocio de comida. María Nelly era el siguiente eslabón de una larga cadena de cocineras que de generación a generación se transmitían los secretos de este maravilloso arte, el arte culinario. Socorro creció en la cocina, entre sartenes y ollas, respirando los aromas de especias típicas de la costa del Caribe. Allí fue donde aprendió que "en un restaurante lo importante no son las servilletas ni platos elegantes, sino el sabor, porque si hay un buen sabor, la gente llega sin importar el lugar".

Socorro no habla de sus secretos gastronómicos, pero revela que las principales especias tradicionales en la cocina caribeña que ella utiliza, son: pequeño ajo criollo, comino, laurel, tomillo, pimienta de olor y cebolla roja. El resto es "la sazón de las manos".

Escuchar a Socorro hablar de su amor por la cocina, me hace pensar en la protagonista de la novela "Como agua para chocolate". Socorro, al igual que Tita, ama lo que hace y es por eso que su comida sabe al amor. "El amor […], le da sentido a todo, es lo que hace de dos cosas una, y en la cocina uno hace precisamente eso: utiliza todos los elementos que conforman el mundo, juega con ellos y, con base en el amor, hace una única cosa que después va a ser ingerida por los demás.” /Laura Esquivel/

Para Socorro la cocina es precisamente esto, es "un arte que permite jugar y donde todo depende de la creatividad", porque crear las nuevas recetas con de los ingredientes tradicionales de la región, es un espectáculo asombroso. Y hablando conmigo de su restaurante, con mucha pasión y ternura, dice: "De la cocina hay que enamorarse, al igual que de un hombre."

Socorro no tiene un libro de sus recetas. Las guarda en su cabeza. Tiene que tener muy buena memoria, porque en el menú del restaurante hay 75 platos a base de: langostas, langostinos, cangrejos, calamares, camarones, caracoles y otros mariscos, carne de tortuga, pescados, carnes y pollo. Pero hay también la tradicional comida de su Guajira natal: gallina, conejo, venado y otros animales del monte. Las recetas que prepara Socorro, nunca se repiten. Los platos de la carta salen cada día un poquito diferentes, porque la persona que las crea, cambia también. Socorro no es solamente una cocinera. Ella es la artista que crea sus platos, al igual que los pintores que nunca repiten la misma obra.

María Nelly del Socorro

Cuando la conozco, sale de su mundo, la cocina, detrás del patio del restaurante, del mundo que le pertenece por completo y que ella dominaba. Está vestida en una túnica larga, de seda, de color de fuego. Se ve muy bonita con su piel canela, ojos pensativos de color café y el pelo recogido elegantemente en la nuca en un moño. Dice que le gustan los colores vivos y que cree en ellos. Su astro es Sol y cuando el Sol brilla, ella está radiante, pero cuando está opaco, se pone de mal humor. Socorro tiene su genio y carácter que se escucha desde la calle. Habla duro, con cocimiento del tema, se ríe, canta, baila entre las mesas. Con su presencia llena el lugar de buena energía, demostrando que es la dueña y la cabeza de este negocio del que está muy orgullosa.

Se sienta con nosotros en la mesa y nos invita a una copa de vino blanco que acompañado por la delicioso pescado del mar caribe, sierra, patacones, una ensalada fresca y arroz con coco son el mejor almuerzo que he comido en mi vida.

El restaurante de comida típica caribeña lo abrió el 17 de diciembre de 1986, cerquita de la actual sede donde lleva apenas dos meses. Desde esta época, ha aprendido mucho y tiene amplia experiencia en el negocio de la comida. Además, es muy buena observadora. Está pendiente de sus clientes, los mira con sus ojos guajiros y a veces no necesita preguntar qué desean. Dice que las ganas se reflejan en la cara. Después de terminada la comida, observa con mucha atención si sus clientes dejaron algo en los platos. Esto puede significar que la sazón falló o que la comida no ha sido cocinada con suficiente amor.

A lo largo de los años, muchos cartageneros quisieron aprovecharse de las recetas, del sabor y de las manos mágicas de María Nelly del Socorro, nombrando a sus restaurantes igual que las de ella Donde Socorro para atraer a los clientes perdidos. Pero basta probar los platos de esta guajira fuerte y orgullosa, que vierte en todo lo que hace el corazón y toda la sabiduría gastronómica que le transmitió su abuela, para saber que el verdadero pescado y el mejor arroz con coco de Cartagena, se comen detrás de la Iglesia de la Tercera Orden.

Muchos políticos, artistas y deportistas han visitado el restaurante de Socorro y quedaron encantados, porque en los platos preparados en el horno de leña se resaltan las verdaderas delicias de la tradicional gastronomía costeña, en la que cada uno de nosotros redescubre nuestras orígenes, porque al final de cuentas "somos lo que comemos" /Laura Esquivel/.

 

 
< Anterior   Siguiente >







Design by: Astrolabio /

Sobre mí Apuntes de Ewa Kulak Álbum fotográfico de Ewa Kulak Contacto con Ewa Kulak Así es Colombia Costumbres colombianas Lugares en Colombia Personajes colombianos Leyendas colombianas Recetas colombianas Fotografías de Colombia Ir a la Galería Macondo Versión en español Wersja polska