" />
 
        Inicio arrow Textos de Ewa Kulak arrow Las puertas abiertas

Las puertas abiertas PDF Imprimir E-Mail
jueves, 09 de febrero de 2006

Mi madreMi padreMi casa en Polonia siempre ha tenido las puertas abiertas, estaba llena de personas provenientes de diferentes partes del mundo, distintas razas y culturas. Desde pequeña he sido experta en invitar y llevar a la casa a los amigos conocidos en todos los lugares donde me levaba mi imaginación, porque yo solía inventar los destinos de los viajes y mis padres me escuchaban pacientemente y siempre en primer lugar fingían no estar muy convencidos y finalmente terminaban apoyándome en todo lo que se ocurrió en esta cabeza. Creo que estos viajes y los horizontes muy abiertos de mi familia permitieron forjarme una visión del mundo muy objetiva y bastante amplia.

Recuerdo que un día tuvimos en la casa a un grupo de mis amigos cameruneses. Uno de ellos, Leonard, tenía mucho calor y decidió bañarse. El problema fue que no tenía la ropa para cambiarse, así que mi mamá le dio la camisa preferida de mi padre que en este momento estaba ausente. Leonard salió todo picado del baño y en el corredor se encontró con mi papá cuya cara decía todo. Fue su mejor camiseta, pero él como es una persona muy hospitalaria se sostuvo y no dijo nada.

Así, a lo largo de los años nuestra casa ha sido el paradero de toda la gente que por alguna casualidad de la vida aparecía en nuestras vidas y se quedaba en ellas, porque el calor del hogar ha sido irrepetible.

CasaAquí, en Colombia, he tratado de que la gente se sintiera bien en nuestro apartamento de la Candelaria. De hecho, cualquier persona que nos visita dice que el ambiente es muy cálido, que uno se siente cómodo y contento en esta cajita de fósforos. Creo que lo que le ayuda mucho son los colores pasteles y muchos detalles colocados por aquí y por allá que le dan un toque especial: velas, cuadros, fotos, algunas esculturas, servilletas y vasos de colores que tanto me gustan, a pesar de que Mario considera que para dos personas son demasiados, pero finalmente también le encanta tomarse un café en una taza con personalidad.

A mí los invitados me gustan, me gusta tener la casa llena de gente, de amigos que no necesitan llamar para avisar de su visita sino llegan de repente, como ayer Fabián, el amigo fotógrafo y Hade, una coreana que vino a América del Sur de vacaciones. Es muy rico así, de imprevisto, sentarse en frente a la chimenea, con una copita de ron, con personas que uno quiere y a las que no les da pena tocar la puerta sin antes llamar si se puede.

 
< Anterior   Siguiente >







Design by: Astrolabio /

Sobre mí Apuntes de Ewa Kulak Álbum fotográfico de Ewa Kulak Contacto con Ewa Kulak Así es Colombia Costumbres colombianas Lugares en Colombia Personajes colombianos Leyendas colombianas Recetas colombianas Fotografías de Colombia Ir a la Galería Macondo Versión en español Wersja polska