" />
 
Así es Colombia
        Inicio arrow Así es Colombia arrow Hamaca: la cama latinoamericana o el arcoiris recostado entre las palmeras

Hamaca: la cama latinoamericana o el arcoiris recostado entre las palmeras PDF Imprimir E-Mail
jueves, 15 de diciembre de 2005

Hamaca“La cama nos obliga a coger su costumbre, ajustándonos a ella, buscando el reposo en una sucesión de posiciones. La hamaca toma nuestra hechura, contaminase con nuestros hábitos, repite, dócil y suave, la forma de nuestros cuerpos. La cama es dura, parada, definitiva. La hamaca es acogedora, comprehensiva, ondulante, acompañando, tibia y suavemente, todos los caprichos de nuestra fatiga y las novedades imprevistas de nuestro sosiego. Dislocase, incesantemente renovada, a la solicitación física de nuestro cansancio. La hamaca colabora con el movimiento de los sueños. Entre ella y la cama, hay la distancia de la solidaridad a la resignación.”

/Luis da Camara Cascudo. Rede de Dormir: uma Pesquisa Etnográfica. 2 ed. São Paulo: Global, 2003/


Es muy fácil encontrarla en cualquier rincón de Latinoamérica, la red de hilos entretenidos, que parece un arcoiris recostado entre las palmeras y sirve de cama, sofá, columpio hasta la cuna para los bebés: la hamaca. Abunda sobre todo en las costas y en el trópico donde el calor hace de ella el sitio ideal para descansar al aire libre.

Su origen es incierto, pero al parecer fueron los mayas mucho antes de la Conquista de América que empezaron a utilizar las hamacas. Para tejerlas utilizaban una fibra proveniente del tronco del árbol llamado hamak o de una planta agave de la que sustraían el hilo, henequén.

HamacaCuando Cristóbal Colón desembarcó en las Antillas, conoció por primera vez a la hamaca, llamada por los indígenas ini, ya que observaba con mucha curiosidad cómo los nativos descansaban plácidamente en ellas. Al regresar a España, los colonizadores llevaron consigo algunas hamacas que resultaron muy prácticas para los marineros, ya que reducían el espacio destinado para las camas en los buques y mantenían a los tripulantes frescos a la hora del reposo. Las primeras descripciones de las hamacas se encuentran en los textos de escritores portugueses y españoles del siglo XVI, como: Pedro Vaz de Caminha, Gonzalo Fernández de Oviedo y Bartolomé de Las Casas.

La hamaca era y es muy importante para las sociedades latinoamericanas. El biógrafo de Simón Bolívar, Arturo Uslar Pietri, cuenta que el mismo Libertador la utilizaba como “su cama, su silla de trabajo […] se mecía y se levantaba sin cesar, dictaba cartas y disponía operaciones”. En su libro, Pietri subraya que para los europeos la hamaca era algo incomprensible, porque “les parecía que era la señal de su inferioridad y su barbarie”.

En este clima tan cálido, no hay nada más agradable que descansar en una cómoda hamaca que es el elemento de la tradición americana, símbolo de la creatividad, tranquilidad y armonía de este pueblo y de sus costumbres. Y acordémonos siempre que la mejor manera recomendada de acostarse, es hacerlo transversalmente (al revés), porque solamente así se garantiza la verdadera comodidad del sueño.

Hamaca“La hamaca era el lecho del indio. Del indio pasó al mestizo criollo. Es cama y sillón del hombre del pueblo. Viene de la más remota y profunda América. Forma parte esencial y por ello mismo de una filosofía de vida”.
/Arturo Uslar Pietri/

 
< Anterior   Siguiente >







Design by: Astrolabio /

Sobre mí Apuntes de Ewa Kulak Álbum fotográfico de Ewa Kulak Contacto con Ewa Kulak Así es Colombia Costumbres colombianas Lugares en Colombia Personajes colombianos Leyendas colombianas Recetas colombianas Fotografías de Colombia Ir a la Galería Macondo Versión en español Wersja polska