" />
 
Costumbres de Colombia
        Inicio arrow Costumbres arrow ¿A qué huele la Navidad?

¿A qué huele la Navidad? PDF Imprimir E-Mail
martes, 13 de diciembre de 2005

La Navidad colombiana es muy diferente a la polaca. Aquí no tenemos la paja debajo del mantel, ni las obleas, ni el plato vacío para el peregrino, ni la carpa y sopa de remolacha con orejitas llenas de repollo y setas, ni pasta con amapola, ni tarta de queso, ni la primera estrella en el cielo que da señal para empezar la cena de Navidad, ni la misa de la medianoche, ni la nieve, cantidades de nieve que cubren el jardín y hacen que el mundo se ve aún más surrealista.

La Navidad colombiana es distinta y tiene su propio encanto. La Navidad colombiana tiene sus propios colores y olores, más tropicales de los que conozco.

La Navidad colombiana es verde, es brillante, es sol y pleno verano.

NavidadLa Navidad colombiana huele a la Novena que a pesar de que para muchos colombianos se trasladó a los centros comerciales e incluso a la televisión, para los tradicionalistas empieza el 16 de diciembre y sigue durante las nueve noches de encuentros con los amigos y familiares, de oraciones a Niño Jesús, de villancicos, buñuelos y delicioso sabajón con el que siempre termina la noche.

La Navidad colombiana huele a Niño Dios, porque aquí no es el Papa Noel de barba blanca, ojos azules, abrigo grueso, guantes de lana y botas, proveniente del Círculo Polar que queda muy lejos y no sería lógico que se diera tan largo viaje. Es por esto, que el Papa Noel lleva los dulces, la ropa nueva y los juguetes a los niños polacos y el Niño Dios a los colombianos.

La Navidad colombiana huele al pesebre, a las figuritas del Jesús, María, San José, los Reyes Magos, los animales de Belén que se colocan en un rincón de la sala y hacen la referencia a esta simbólica noche del 24 de diciembre.

La Navidad colombiana huele a pavo, jamón de pollo con salsa de piña y ciruela, lechona (que es un puerco relleno), ensalada con encurtidos, papa pequeña amarilla y tamales cubiertos de hojas de plátanos.

La Navidad colombiana huele a manjar blanco, a buñuelos, hojaldres y natilla preparada de maíz, leche y azúcar.

La Navidad colombiana huele a clavos de olor, canela, cáscara de limón, mamey y brevas.

La Navidad colombiana huele a miles y miles de velas, luces de colores esparcidos a lo largo de toda la ciudad, colgadas en los faroles, árboles, casas, postes de energía y metros de guirnaldas que se toman la ciudad.

NavidadLa Navidad colombiana huele a los melomerengues que suenan en toda parte y hacen reír porque a través de la parodia critican la sociedad colombiana.

La Navidad colombiana es diferente a la que conozco, pero alrededor de todo el mundo huele a lo mismo. Huele a la reunión con toda la familia, a la misma mesa, al cariño y sonrisa y este es su verdadero olor, el olor mágico e indudablemente internacional.




 
< Anterior   Siguiente >







Design by: Astrolabio /

Sobre mí Apuntes de Ewa Kulak Álbum fotográfico de Ewa Kulak Contacto con Ewa Kulak Así es Colombia Costumbres colombianas Lugares en Colombia Personajes colombianos Leyendas colombianas Recetas colombianas Fotografías de Colombia Ir a la Galería Macondo Versión en español Wersja polska