" />
 
Así es Colombia
        Inicio arrow Así es Colombia arrow Melomerengues: sonidos a Navidad

Melomerengues: sonidos a Navidad PDF Imprimir E-Mail
domingo, 11 de diciembre de 2005

MelomerengueHay pocas fiestas religiosas que combinan de la manera muy profunda lo espiritual y lo material. Finalizando el mes de octubre, después de Halloween, en el ambiente colombiano se nota un cambio brusco del espíritu. Los conflictos se relajan, las dificultades se olvidan y aparentemente todo se vuelve más positivo. La sociedad espera la llegada del Niño Dios, con piedad y con jolgorio, porque las tradiciones religiosas son el pretexto para la fiesta.

Una prueba de la coexistencia de lo religioso y lo profano en la Navidad colombiana es el tipo de música que se escucha. Por un lado, tenemos los villancicos clásicos y por el otro, los famosos melomerengues, las simpáticas composiciones pertenecientes a la cultura popular, que nos acompañan en los buses y taxis, robándose la alegría de todos.

Los melomerengues son aceptados en diciembre por todos los estratos sociales que a lo largo del año los rechazan por ordinarios. Los melomerengues se nutren del doble sentido, desfogan las pasiones y todo lo prohibido y contienen ácidas críticas sociales que provocan mucha risa. Algunas comienzan como inocentes temas relacionados con animales, como Canta el gallo, La puerca, La lora de Facundo, pero a medida que se desarrollan, los animales adquieren una connotación sexual, sobre todo femenina. En estas canciones lo que más se castiga, es la infidelidad, la vulgaridad y los desequilibrios sociales.

MelomerengueLa música de los melomerengues tiene un origen curioso. Según Alvaro Gärtner, editor de Gaceta (Cali), el melomerengue proviene del merengue de la República Dominicana. De allí pasó a la zona andina, donde tuvo un proceso de aclimatación. En la parte occidental de la zona andina el merengue recibió el nombre de parranda, que más adelante se mezcló con la música de carrilera y dio origen a la guasca, con la que se asocian los melomerengues, muchos de los cuales son en realidad guascas. En la zona oriental colombiana, el merengue andino se mezcló con la rumba criolla y con elementos de guabina, de torbellino y de pasillo, para dar vida a la carranga.
Independientemente del nombre que ha tomado este tipo de múscia decembrina, a los melomerengues se los escucha en todas partes y lo más chistoso es que se nos meten a la cabeza más rápido de lo que uno podía suponer.

Abajo, “La boqitrompona”, un melomerengue de Navidad.


Powered by Castpost
 
< Anterior   Siguiente >







Design by: Astrolabio /

Sobre mí Apuntes de Ewa Kulak Álbum fotográfico de Ewa Kulak Contacto con Ewa Kulak Así es Colombia Costumbres colombianas Lugares en Colombia Personajes colombianos Leyendas colombianas Recetas colombianas Fotografías de Colombia Ir a la Galería Macondo Versión en español Wersja polska