" />
 
Así es Colombia
        Inicio arrow Así es Colombia arrow Serenatas – cantos de amores

Serenatas – cantos de amores PDF Imprimir E-Mail
sábado, 30 de julio de 2005

A mí nunca en mi vida nadie me ha regalado una serenata. Ni siquiera sé como reaccionaría. Me acuerdo que la primera serenata la vi hace diez años, en una película mexicano-gringa Walk in the Clouds, donde el muchacho enamorado después de unos buenos tragos con el abuelo (Anthony Quinn) de su amada Victoria Aragón decidió cantarle a ella bajo la ventana de su cuarto en medio de la plantación de uvas. Me parecía muy romántico, gracioso y muy de otro mundo que en esta época no me pertenecía. Aún no…

En Polonia dar una serenata es prácticamente imposible debido al frío que hace por las noches en todas las estaciones del año. Las manos de los músicos se congelarían, las bocas se les torcerían por el viento y las cuerdas de las guitarras se desafinarían. Los padres soltarían a los perros pensando que es algún loco que anda por allí. Mejor, no insertemos esta costumbre.

En Colombia las serenatas son una costumbre de tierras calientes que se ha ido perdiendo. Actualmente, se habla de dos formatos musicales de este tipo de presentaciones. El primero, son los llamados mariachis, la costumbre proveniente de México. Al principio, fueron pequeños conjuntos musicales integrados por una guitarra, un violín, vihuela y arpa que animaban fiestas familiares, reuniones, bautizos y bodas, de donde proviene su nombre mariachi, que el mito popular atribuye a una semejanza con la palabra francesa marriage (fr. boda, matrimonio). La mayoría de personas dice que el nombre tiene raíces indígenas y no tiene nada que ver con los franceses, pero nunca se pudo establecer exactamente de dónde proviene.

Los mariachis en Colombia son grupos de siete músicos con trompetas, violines, guitarrón, vihuela y un hombre que canta. Se los contrata en una camioneta grande para las celebraciones de los quince años, de matrimonios, bodas de oro y otras fiestas grandes. Llegan en sus sombreros y entran inesperadamente a la casa creando el efecto sorpresa. Es muy común que el conductor de la camioneta tenga una video cámara para grabar la presentación.

El segundo formato son los tríos instrumentales compuestos por: guitarra, requinto y maracas. En Cali se reúnen en un bar Colombia linda, cerca del Despiste. Por las noches, estos serenateros se sientan en la calle tomando tinto y esperando que llegue alguien para contratarlos para que puedan cantar sus sentimientos, las alegrías y las penas.

Entre la medianoche y las dos de la madrugada es hora propicia para llevar una serenata a la mujer pretendida y deseada. A esta hora, ya los borrachos están durmiendo y los policías realizaron su recorrido por las calles de la ciudad. El muchacho en compañía de un trío llegan a esta hora a la cercanía de la casa de la favorecida. Se paran en la plena oscuridad de la noche y empiezan a tocar y a cantar todo lo que sienten, dándole a la escogida el regalo más lindo que puede inventarse solo el hombre latino. La mujer, despierta de su dulce sueño, prende la luz y discretamente abre la ventana. La costumbre dice que tiene que bajar y abrir la puerta e invitar a los músicos a casa para servirles un trago que será una recompensa por su esfuerzo musical y la trasnocha.

De los temas clásicos para serenatear escogí algunos:

De novio a la novia:
Madrigal (bolero)
Cosas como tú (bolero)

De esposo a la esposa:
Camino de la vida (vals)
20 años menos (vals)

Para cumpleaños:
Las mañanitas
Las nochecitas

 
< Anterior   Siguiente >







Design by: Astrolabio /

Sobre mí Apuntes de Ewa Kulak Álbum fotográfico de Ewa Kulak Contacto con Ewa Kulak Así es Colombia Costumbres colombianas Lugares en Colombia Personajes colombianos Leyendas colombianas Recetas colombianas Fotografías de Colombia Ir a la Galería Macondo Versión en español Wersja polska