" />
 
        Inicio arrow Textos de Ewa Kulak arrow Ciego con fósforos

Ciego con fósforos PDF Imprimir E-Mail
martes, 19 de abril de 2005

Le encuentro todas las noches, cuando baja por las callecitas estrechas del barrio ubicado muy alto en la montaña. Está chocándose contra las paredes de las casas de la Candelaria. Siempre lleva en la mano un palo largo, de madera, con el que se traza el camino y que le reemplaza los ojos, estos ojos cansados que desde hace varios años no pueden ver. En la espalda tiene atado un costal, lleno de todo esto que logró recoger a lo largo de su trayecto nocturno.

Le da igual a qué hora de la tarde o de la noche sale. No puede ver la luz del día, pero vende la luz. Y como la niña de uno de los cuentos del escritor danés, Hans Christian Andersen, que me regalaron en la infancia y que no me gustaba para nada, porque terminaba mal y triste (los cuentos para niños no pueden terminar así), vende fósforos...

MendigosBogotá está llena de mendigos, que aparecen tendidos a las puertas de las iglesias y por las aceras de la ciudad y que muestran a los transeúntes heridas purulentas en brazos y piernas, suplicándole una monedita. La miseria de las clases bajas en Colombia es enorme, incalculable. Son mujeres embarazadas sin hogares en las calles, recicladores de todo tipo de material que encuentren en los basureros, niños descalzos y envueltos en una vieja toalla que caminan por el centro de la capital… Todos piden apoyo y ayuda material. Pero el hombre ciego con fósforos pasa desapercibido por las oscuras calles de la Candelaria, buscando no solamente comida y cobija para cubrirse, sino la luz que hace rato le habían quitado. 

 
< Anterior   Siguiente >







Design by: Astrolabio /

Sobre mí Apuntes de Ewa Kulak Álbum fotográfico de Ewa Kulak Contacto con Ewa Kulak Así es Colombia Costumbres colombianas Lugares en Colombia Personajes colombianos Leyendas colombianas Recetas colombianas Fotografías de Colombia Ir a la Galería Macondo Versión en español Wersja polska